Memorias Grises, escritos testimoniales de hombres y mujeres en reclusión

April 25, 2017

 

 

Memorias Grises es un libro compilado por Claudia Ivette Villalobos Cabrales y Alejandra Paulina Pacheco que incluye testimonios de hombres y mujeres en reclusión, y publicado por la Secretaría de Cultura como parte del Programa de Desarrollo Cultural para Públicos Específicos.

Sostuvimos una conversación con las autoras de este proyecto, quienes son alumnas de octavo semestre del programa de Trabajo Social de la UACJ.

 

Sobre su experiencia con la publicación de “Memorias grises”, cómo se gestó y que les aportó?

Alejandra: a través del ICHICULT, que ahora es Subsecretaría de Cultura, sale una convocatoria para realizar un proyecto con públicos específicos en reclusión, previamente nosotras habíamos tenido prácticas en el CERESO 2 y 3, femenil y varonil;  como hubo una buena respuesta y se llevaron a cabo de buena manera los proyectos, hubo resultados, los internos, que ya no se les llama así, sino personas privadas de la libertad, nos plantamos un proyecto que no fuera parte de la escuela sino con otra  finalidad, sin la intención de una calificación o estar siguiendo un procedimiento escolar. El profesor Óscar Bueno fue quien nos habló de esta convocatoria, como ya se había planteado con los internos vimos la posibilidad de llevarlo a cabo, un proyecto sobre las experiencias de vida que los llevaron a esa situación de reclusión. Ese es el antecedente, que la escuela nos diera la oportunidad de practicar en el CERESO, nos abrió las puertas y el panorama. En este caso, esta publicación tiene un enfoque cultural, artístico y social.

Claudia: durante los talleres que se impartieron, que fueron de escritura y dibujo, nos pudimos dar cuenta de varias cosas, tanto ellos como nosotras como talleristas, cada historia trae como una esencia muy diferente. Pudimos notar cómo las mujeres viven diferente la reclusión, a un hombre; el refugio que tienen ellas es muy distinto a un hombre, hasta los mismos pensamientos o lo que extrañan varía muchísimo. Como sociedad hacemos juicios, y se da más para la mujer; desde el momento en que estás afuera del CERESO te das cuenta cómo las filas para visitar a los hombres son largas, con comida, familia, hijos… y las mujeres, obviamente sabemos que en el varonil hay como 3 mil personas y en el femenil son como 300 mujeres, 200 y algo, pero igual, vemos cómo la línea para acceder al femenil es muy poca; si tienen hijos las familias no se los llevan porque pierden o cortan el lazo, ya habíamos comentado como es que, pues eres mujer, cómo se te ocurrió delinquir, si tienes hijos, si tienes hermanos… como que nos atribuyen más. Este fue uno de los  análisis que las dos hicimos estando en las dos instituciones en la práctica, entre otros, por ejemplo las familias, como a veces también creemos que una familia es disfuncional si no tienes a tu papá o tu mamá, por ejemplo, hay historias que nos hablan de familias nucleares, completas, o que dicen nunca me faltó nada, no me faltó amor, no me faltó … a veces son cosas externas y no tanto de la familia; nos dimos cuenta de que son otros factores, y ellos también lo dicen: “tuve a mi familia pero algo hizo que me deslindara y que me llevara a esta acción”. La verdad son muchas experiencias que en lo general pudiera hablar de eso pero de cada una salen varios análisis.

 

¿Ustedes piensan que esta experiencia les cambió su perspectiva como futuras profesionistas?

Alejandra: Sí, totalmente desde un inicio para empezar, entrábamos con miedo. La verdad son personalidades que imponen, el tener a una persona con tatuajes, con perforaciones en la cara, con ciertas características físicas que te imponen, te producen cierto miedo pero porque es algo que desconocemos, el ser humano siempre va a tener miedo a lo que desconoce. No es un tema que se aborde en las escuelas, que se aborde en los noticiarios, solo se presenta un delito, sin saber qué hay detrás de esa persona. Cuando entramos ahí nos dimos cuenta que en realidad el delito es sólo una acción, detrás de ellos hay mucho más, ellos tienen aptitudes, características buenas, talentos, un pasado, situaciones que no los dejaron o que más bien no les dieron otra alternativa más que delinquir.

 

Y consideran que a ellos les aportó algo, ¿cuál fue su evaluación?

Claudia: Teníamos lapsos, interrupciones para revisar cómo nos estamos sintiendo. Sí hubo gente que desertó, tanto hombres como mujeres, una nos comentaba: “para mí es muy difícil ponerme a escribir, me doy cuenta que extraño mucho a mis hijos, me doy cuenta que me hace falta mucho mi mamá…” Creemos que es como darse ese tiempo para enfrentarse, que es lo que nos comentaban, no tenemos tiempo a veces de ponernos a pensar porque en la noche ya nos vamos a dormir… cuando nos platicaban nos imaginábamos el escenario, la celda, obscura, fría, nos decían: “nosotros ya realmente no tenemos como ese momento o ese lugar  para estar con nosotros mismos, y en ese sentido, les favoreció mucho el escribir,  porque recordaron muchas cosas. En el taller por ejemplo les pedíamos que escribieran sobre una tradición de su familia: “Ah, yo me acuerdo que mi papá hacia chile colorado en mi cumpleaños”… Entonces, en ese sentido, fue como traer recuerdos, “en que momento es que yo dejé esto o en qué momento ya no le di un valor”. Creo que fue lo más fuerte y también saber que este libro iba a poder salir. Nos comentaba un hombre, que le gustaría que llegara más a jóvenes, él decía: “porque a veces estamos en nuestro mundo y creemos que eso está bien y no vemos más allá”. Creo que a todos nos pasa. En ese sentido expusieron que les había beneficiado a ellos y a sus familias, el saber que están haciendo algo, por ellos y la sociedad. Si nos expusieron beneficios y eso fue muy bueno.

 

 

¿Cómo estructuraron los talleres, con qué metodología?

Alejandra: No hubo una metodología como tal, sí nos asesoramos de personas que supieran cómo estructurar las historias de vida y con base a eso nosotras dijimos vamos a iniciar de manera cronológica que es la forma más fácil para recordar. Iniciamos con el contexto de su nacimiento, su familia, partimos de ahí para que ellos fueran creando esta cadenita de situaciones de la infancia, de la adolescencia y la adultez; posteriormente realizamos los talleres de pintura, no todos participaron en ellos pero también al final de cada taller de escritura se realizaba un ejercicio de pintura. La portada y la contraportada del libro es producto del trabajo de ellos también.

 

¿Cómo va a circular el libro de Memorias Grises?

Alejandra: el plan de este año es darle difusión a nivel local, estatal y nacional. Ya se planteó la posibilidad de reeditar el libro, por lo pronto quien lo está repartiendo a través de una serie de dinámicas es la Subsecretaría de Cultura, de manera gratuita.

 

Y pasando a su profesión en la que se están formando, qué es lo que más les gusta?

Claudia: A mí en lo personal, lo que más me ha gustado, y ya estoy próxima a egresar es…  al principio nos quejamos de las prácticas, porque son cinco prácticas y es mucho tiempo el que se le dedica, pero cuando nos ponemos a ver, a pensar lo que has hecho, lo que has conocido, te das cuenta que el tener trato con las personas, no sólo dejarlo en lo teórico, es muy benéfico tanto personalmente como académicamente, este libro por ejemplo fue una convocatoria externa a la Universidad pero no hubiera sido lo mismo si no hubiéramos tenido esta formación, estas prácticas que se nos imponen en la currícula. Es lo que más me ha gustado, que podemos como de manera conjunta llevar lo teórico con lo práctico y no sólo estar especulando; tenemos la posibilidad de estar dentro de una institución y conocer los diferentes entornos, que creo que deberíamos de conocer todos.

Alejandra: aparte nos enfrentamos a las realidades, cara a cara con las realidades; ya no son datos estadísticos, ya no es por las noticias, ya no es algo que buscamos en el INEGI, es conocer la realidad y afrontarla de manera individual sin  generalizar, esto nos brinda mucho conocimiento.

 

¿Y lo que no les gusta?

Claudia: a veces no se puede llevar a la práctica lo que... por ejemplo, tenemos metodologías, sabemos que obviamente son muy importantes pero a veces uno sale y te das cuenta que no se está dando esta dinámica afuera, por ejemplo con los internos, a lo mejor hay como pasos pero a veces no se pueden llevar a cabo; ya sea por reglas internas, sea cuál sea la institución, pero no es tanto que no me guste sino que a veces nos bloqueamos, todo depende de cómo lo vayamos manejando, yo creo que ella adquiere el conocimiento diferente que yo y eso es muy personal.

Alejandra: a mí lo que no me ha gustado es la visión externa que se tiene del Trabajo Social, de otras carreras y en el plano laboral, se tiene una visión de que somos personas que ayudan, que dan, entonces había comentarios del libro sobre que es “un trabajo muy humano”, y sí es “muy humano” pero es un trabajo que va más allá, no nada más es una acción caritativa o humanista, si tiene de eso, pero no es la totalidad. La profesión tiene una finalidad de impulso y crecimiento para los usuarios, entonces, esta visión que tienen todos, si eres de Trabajo Social, vas a repartir las despensas, vas a hacer los calendarios bonitos de la oficina, y eso no es. Hay una visión asistencial y paternalista de la profesión.

 

¿Cuáles son sus aspiraciones como profesionistas?

Claudia: yo estoy estudiando también Artes Visuales, a lo mejor yo quiero de algún modo, en una asociación civil, participar o a lo mejor crear, que se haga esta fusión de aspectos sociales pero por medio del arte, es de mis principales objetivos o metas, en algún momento poder hacer esta fusión; por medio del arte mostrar lo que se está viviendo, o las situaciones que conocimos o vamos a conocer y si tengo la oportunidad de algún día ser maestra, aparte de tu función que te marca la institución, fomentar en los alumnos que salgan, que se muevan, aun siendo estudiantes no tenemos que atenernos a un título para hacer Trabajo Social, siendo que desde que  entramos, empezamos con las prácticas. En general.

Alejandra: en lo personal yo creo que hay una serie de problemáticas que no se han visibilizado como tales, me gustaría hacer algo para visibilizar situaciones en las que aún no se trabaja, por ejemplo, el problema de las madres solteras que trabajan en maquila, bueno, los hijos de estas madres, no hay programas sociales que afronten este tipo de problemáticas que desencadenan otras. No se está trabajando en la prevención, en la raíz de los grandes problemas, esa es mi visión.

 

¿Y cuáles son sus temas de interés?

Alejandra: apostarle a la formación en la infancia, a la primera infancia, es lo principal, porque no hay trabajadores sociales en kinder ni primaria, los trabajadores sociales en nivel educativo son siempre en secundaria y preparatoria y tienen una función más que nada como de orientación pero ya en las situaciones más preocupantes; por ejemplo un niño que falta mucho, o que se pelea o que le encontraron droga, lo mandan con el Trabajador Social, en vez de hacer algo para prevenir desde antes; cuando un niño desde el kinder llega con la ropa sucia, o tiene conductas violentas o que se aísla, es donde ya se tiene que trabajar porque puede desencadenar muchas cosas, es apostarle a la juventud, a la infancia.

 

Tu decías vincular el arte con lo social, hay algunas temáticas que tengas perfiladas?

Claudia: bueno, yo también creo que por medio de la educación; yo tengo una hija de cinco años y me doy cuenta que ella, a veces por videos o fotografías que uno le explica como que se despierta y empiezan las preguntas, es desde chiquitos, después de ser mamá me di cuenta de lo importante que es la educación, a lo mejor hasta de padres, yo tuve la oportunidad de estudiar pero hay otras personas que no, y hay información que debería ser para todos. Más que nada trabajar en la educación por medio del arte me gustaría muchísimo y enfocada a niños y adolescentes, a esas etapas que son difíciles o complejas y pienso que debería haber más intervención de adultos.

 

Su opinión sobre la UACJ, si ustedes fueran estudiantes de intercambio, qué calificación le pondrían?

Alejandra: hay como dos visiones, uno puede ver la UACJ como un sólo sistema, o individual por las personas que lo integran. Por ejemplo, en la carrera hemos tenido maestros que mis respetos, que nos empujan, nos orientan, nos impulsan, y hasta nos hacen llorar porque es la forma en que aprendemos o como dicen, nos dan carrilla; pero hay otros que sólo van a hacer su función únicamente de maestro, a aplicar el sistema educativo que hay; del que la mayoría nos quejamos, el que te pasen a hacer una exposición no creemos que sea tan fructífero como el que un maestro tenga ya las capacidades o te haga interesarte por el tema. De la UACJ como institución, yo creo que tiene algo de exclusión, ya que no todas las personas tienen acceso; yo por ejemplo para poder ingresar tuve que acceder a una beca de maquiladora, tuve que trabajar en la maquiladora en un tercer turno y la maquiladora fue la que me dio el apoyo, de otra manera, yo jamás hubiera podido reunir los 4 mil pesos que se requieren para entrar. Creo que es una institución un tanto elitista que no permite que cualquier persona acceda. Ya ahorita mi permanencia se ha dado por mi promedio, por las becas que hay, pero no creo que sea una institución que le apueste a la educación en general y que busque que todas las personas tengan esta facilidad de acceder.

Claudia: Creo que la UACJ tiene muchos recursos y tiene muy buenos recursos humanos, a veces creo que se podría hacer más con todo lo que se tiene. No me parece que es malo, yo sí recomendaría la universidad pero sí creo que hay cosas que se tienen que trabajar, en la manera en que los maestros están dando clase; enfocarse en que los maestros que estén frente a grupo, estén preparados; creo que en eso la Universidad podría mejorar.

Alejandra: porque en infraestructura está súper bien, el tener acceso a Internet, el tener unas buenas instalaciones de la biblioteca y de los salones…

 

También se critica mucho a los alumnos, que son apáticos, qué opinan de eso?

Alejandra: Sí, bastante, pero también creo que es parte de la formación; porque está la semana del ICSA y la Semana de Ciencias Sociales, pero hace falta más, hacer que los estudiantes se pongan la camiseta. Eventos que atraigan más la atención del estudiante hacia el conocimiento pero de otra forma que no sea nada más las que se conocen, como romper con esos paradigmas, decía un compañero, a través de cosas más visuales, como hacer cosas para la familia, muchos de nosotros como estudiantes ya somos padres. El saber que se crean nuevos espacios para integrarnos a la Universidad y despertar el interés en los más jóvenes, sería una forma de hacer que los estudiantes se interesaran más. Que vean que hay otras formas de obtener conocimiento y otras formas de integrarse a estos contextos educativos sin verlo como algo tedioso.

Claudia: yo creo lo mismo. Es como un niño que es rebelde, por ejemplo a los seis años, pero qué hay detrás de él, que están permitiendo o que no están permitiendo los padres. No es el cien por ciento atribuible a los maestros, yo por ejemplo me considero apática, en algunas materias que digo, en verdad venimos a esto?, o vengo yo desde allá, dejo a mi hija, la encargo, para esto? Pocos maestros te despiertan esa inquietud de investigar. Yo se que somos adultos, estamos en la Universidad, pero en sí es el objetivo de la institución para con nosotros. Yo creo que es como mitad y mitad, no hacemos como alumnos lo que debemos, a lo que venimos, igual los maestros, no generalizo porque hay algunos muy buenos y otros que no conozco.

 

 

 

 

 

Please reload

LIGAS DE INTERÉS
INFORMACIÓN
CONTACTO
ARCHIVO
El Departamento de Ciencias Sociales tiene la misión de facilitar el proceso de formación y desarrollo de una manera integral, con una excelente preparación profesional y cultural, con conciencia social y capacidad de liderazgo, de acción positiva y propositiva para promover el auténtico desarrollo del ser humano y de la sociedad.

Av. Heróico Colegio Militar y Av. Universidad

Edificio E - Planta alta

 

Teléfono:
(656) 688-3824

Please reload

C I E N C I A S   S O C I A L E S

© 2016 por "Departamento de Ciencias Sociales". Creado con Wix.com