Conexión Berlín-Juárez 2016

El viernes por la noche me invitaron a una reunión de amigos, la idea era convivir con algunos alumnos de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez que este verano vivieron la experiencia de una estancia académica en Berlín, Alemania y ya regresaron a Juárez.

 

Antes de que se fueran al viejo continente, las organizadoras alemanas realizaron un curso inductivo para planear y ajustar la agenda de trabajo del viaje. Eso hay que aprenderles a los alemanes, son muy metódicos. En las últimas sesiones nos invitaron a varios compañeros que estuvimos en el primer grupo que viajó a Berlín en el 2014 para compartir algunas recomendaciones.

Recuerdo que mis consejos fueron enfocados a la vida cotidiana en Alemania, me concentré en hablar sobre algunas reglas básicas para sobrevivir. Ahora que los volví a ver me decían “¡oh sí, Carlos el que nos dijo del chip del celular!”, hoy en día traer un celular es vital para los millennials. El otro tip que sirvió bastante fue sobre la comida, porque en Berlín no hay sorpresas, la comida es insípida para un paladar mexicano –más que mexicano, chihuahuense–, por lo que mi mejor carta de recomendación fueron los Döner Kebabs que venden los turcos en cualquier esquina, es como una Torta Nico de carne de borrego, pero el sabor es lo más parecido a un taco mexicano; todo lo demás, incluyendo la salchicha alemana, está fuera de mi menú, salvo la repostería berlinesa, esa sí es la mejor del mundo. Estas fueron algunas de mis principales observaciones. Finalmente el tema académico ya lo habían afinado, pero aproveché para hablar sobre lo que les faltaba, el día a día.

Este es el segundo grupo de alumnos que viajan a la icónica capital europea, lo que me hizo recordar las dos oportunidades que tuve de ir a Alemania, primero en grupo y después de manera individual a una estancia de investigación.

Esta iniciativa nació de una visita que hicieron un grupo de alemanas a Ciudad Juárez, que incluía otras ciudades como Tijuana y la Ciudad de México, el grupo interdisciplinario tenía un eje temático que era la cuestión de género y nuestra frontera es el lugar ideal para conocer la realidad a la que se enfrentan las mujeres mexicanas, más aun cuando el tema de los feminicidios sigue vigente.

Para agradecer la hospitalidad, las alemanas invitaron a un grupo de universitarios para que conocieran las principales universidades en Berlín y, además, la historia y cultura de la capital alemana, de ahí nació el proyecto de enviar a un grupo de alumnos de posgrado para el intercambio académico.

Durante esa primera experiencia, las anfitrionas nos llevaron a conocer la Universidad Libre de Berlín, la Universidad Alice Salomon, el Instituto Iberoamericano de Berlín (que tiene la biblioteca en español con más libros de Europa), la Fundación Henrich Böll, un centro comunitario conocido como Die Arche, además conocimos a algunos grupos, como la comunidad de estudiantes mexicanos en Berlín que se autodenomina Conexión México vía Berlín, algunas escuelas para conocer el sistema educativo, así como grupos relacionados con la defensa de Derechos Humanos de refugiados, grupos de economías solidarias rurales y decenas de académicos, artistas y gente relacionada con algún tema de Latinoamérica.

En una ocasión, cuando compartía experiencias como profesor invitado en la Universidad Alice Salomon de Berlín, ellos tenían dos inquietudes sobre Ciudad Juárez: la primera era el narcotráfico y la segunda los feminicidios.

Ambos, son asuntos que no pueden tratarse sin antes hacer todo un análisis de los antecedentes y necesariamente la conclusión llevará a una respuesta compleja donde hay muchos factores en juego.

El estereotipo de Juárez sigue vigente en el imaginario global, eso no es nuevo, también a mí me pasó cuando llegamos a Alemania y esperaba ver casas de cuento y alemanes vestidos con atuendos tradicionales, nada de eso hay en las ciudades cosmopolitas.

Pero las etiquetas que ponemos a las ciudades son difíciles de superar si no se conocen más allá de la barrera de las zonas turísticas, de ahí que vivir unas semanas en Berlín resulta una experiencia enriquecedora para cualquier estudiante que desea ir más allá de la mera percepción.

En esa primera ocasión, nos quedamos en una casa que los vecinos construyeron para albergar a refugiados cerca del centro Berlín, en el barrio de Friedrichsain, todos los habitantes de un edificio como un proyecto comunitario decidieron tener esa casa y además un pequeño salón de actos que servía como multiusos.

Durante esta visita, en la Universidad Alice Salomon conocí al Dr. Johannes Kniffki, un antropólogo que vivió en Oaxaca varios años, el profesor, con quien tuve la oportunidad de trabajar en una estancia doctoral, habla perfecto español y una lengua indígena.

Uno de los objetivos de estos viajes es consolidar una red de contactos con académicos, que permita realizar algún trabajo en conjunto, lo que genera una vinculación institucional que abre el canal de comunicación con universidades de prestigio mundial como las alemanas.

La aventura valió la pena, en un principio la gente me preguntaba ¿y ya sabes alemán? La respuesta sigue siendo la misma: no, pero en Berlín un alto porcentaje de la población habla inglés y eso es suficiente para sobrevivir.

Los compañeros que fueron este verano, repitieron la hazaña, pero mejoraron la agenda, ya que visitaron más lugares, esto gracias al aprendizaje del primer grupo, lo que les permitió enriquecer la experiencia de vivir durante unas semanas en otro país.

La tendencia global en la educación es esa, un amigo español nos explicaba que, en Europa, en unos años más, cualquier alumno universitario podrá tener una matrícula que le permitirá tomar clases en diferentes ciudades y países hasta concluir su formación y al final obtener un título profesional.

Aquí en México, cada vez son más los alumnos que se van de intercambio y más los que se reciben de otras partes del país y del mundo, sobre todo en la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez donde la movilidad estudiantil cada vez es mayor.

¡Enhorabuena por la UACJ y por sus alumnos que siguen acumulando experiencias exitosas!

Please reload

LIGAS DE INTERÉS
ARCHIVO
INFORMACIÓN
El Departamento de Ciencias Sociales tiene la misión de facilitar el proceso de formación y desarrollo de una manera integral, con una excelente preparación profesional y cultural, con conciencia social y capacidad de liderazgo, de acción positiva y propositiva para promover el auténtico desarrollo del ser humano y de la sociedad.
CONTACTO

Av. Heróico Colegio Militar y Av. Universidad

Edificio E - Planta alta

 

Teléfono:
(656) 688-3824

Please reload

C I E N C I A S   S O C I A L E S

© 2016 por "Departamento de Ciencias Sociales". Creado con Wix.com